Archivos de la categoría ‘Manifiestos’

Especial Europa en la Encrucijada, capítulo V: Las feraces llanuras (un cuento de catacumbas folclóricas), parte I

21 marzo 2013

El amo de la moda te obliga a vestir
su ropa,
El amo de la prensa te fuerza a compartir
sus ideas.
El amo de las ondas te impone hablar
de sus temas.
El amo del disco te exige bailar
su música.
El amo de la banca demanda que le entregues tu dinero
su dinero.

El amo de la prensa te obliga a vestir
su ropa,
El amo de las ondas te fuerza a compartir
sus ideas.
El amo del disco te impone hablar
de sus temas.
El amo de la banca te exige bailar
su música.
El amo de la moda demanda que le entregues tu dinero
su dinero.

El amo de las ondas te obliga a vestir
su ropa,
El amo del disco te fuerza a compartir
sus ideas.
El amo de la banca te impone hablar
de sus temas.
El amo de la moda te exige bailar
su música.
El amo de la prensa demanda que le entregues tu dinero
su dinero.

El amo del disco te obliga a vestir
su ropa,
El amo de la banca te fuerza a compartir
sus ideas.
El amo de la moda te impone hablar
de sus temas.
El amo de la prensa te exige bailar
su música.
El amo de las ondas demanda que le entregues tu dinero
su dinero.

El amo de la banca te obliga a vestir
su ropa,
El amo de la moda te fuerza a compartir
sus ideas.
El amo de la prensa te impone hablar
de sus temas.
El amo de las ondas te exige bailar
su música.
El amo del disco demanda que le entregues tu dinero
su dinero.

El amo de la moda te obliga a vestir
su ropa,
El amo de la prensa te fuerza a compartir
sus ideas.
El amo de las ondas te impone hablar
de sus temas.
El amo del disco te exige bailar
su música.
El amo de la banca demanda que le entregues tu dinero
su dinero.

CONTINUARÁ (O NO…)

Descarga en Mp3

No hay arte en la guerra

26 septiembre 2012

Es inevitable la caída de la estructura actual; su incapacidad para adaptarse a una realidad en permanente proceso de cambio es tan pavorosa como patético es su empecinamiento en disfrazar realidades con burdas ficciones construidas sobre el enésimo intento de apelar al mito de la edad de oro. Es inevitable la caída de la estructura actual, y más dura será cuanto más se empeñen en atrincherarse y más sangre inocente se derrame en el altar de la conservación de sus obscenos privilegios. Se están cerrando ellos mismos cualquier salida digna. De ello serían perfectamente conscientes si albergasen una mínima capacidad de análisis histórico, pero la endogamia ha hecho estragos en su caletre, y ahora ni siquiera son capaces de recordar qué tipo de teléfonos había antes de la fecha de comercialización del primer IPhone. Ellos, los que nos quitaban la libertad, eran libres pero necios; nadie les obligó  a ser tontos sino todo lo contrario, por lo que sólo podemos decir que en la salsa de su propia necedad han de cocerse, los muy modregos. Hoy hay en España demasiados mutilados, dijo alguien que ese mismo día también dijo que los vencedores no poseerían razones para convencer. Hoy hay en España demasiados tetrapléjicos. Hoy hay en España un gobierno que ha hecho la guerra contra su propio pueblo. Como dijeron los Sex Pistols, “Lord God have mercy if all crimes are paid”.

Los ardides e yndustrias dellos

19 julio 2011

Desde el mismo día de su fundación en calendas que parecerán remotas a quien se deje llevar por el desbocado y desmemoriado reloj de quienes hoy agitan bastones de mando como símbolo fálico, el Organismo Vivo El Engendro resolvió proceder de manera contraria a los antedichos prebostes, supuestamente amigos de los focos y de la pose, pero no cuando hacen aquello que verdaderamente les retrata. El Organismo Vivo El Engendro es entonces un colectivo que alberga la creatividad irrestricta de los individuos que lo forman, y en eso no se esconde, ni finge ser otra cosa que aquello que realmente es. No es una organización secreta, pero tampoco es una camarilla de artistuchos empampirolados y egomaníacos. Aunque se trata de una regla de aplicación voluntaria y por tanto no es un principio rígido que tenga que ser seguido a rajatabla y en todo momento por la totalidad de quienes participan en el colectivo , los primeros miembros del Organismo Vivo El Engendro determinaron no ocultar su integración en el mismo, pero tampoco firmar sus obras con los nombres y apellidos por los que son conocidos en su casa, en su trabajo, en su grupo de amigos y en la base de datos del Ministerio del Interior. Esa idea quedó fijada para la posteridad en el manifiesto “De cómo e por qué El Engendro non tiene grazia”, escrito en castellano antiguo y publicado en el número 4 del fanzine El Engendro, cuyo contenido íntegro ofrecemos a continuación.

DE CÓMO E POR QUÉ EL ENGENDRO NON TIENE GRAZIA

En la muy noble e leal e fermosa cibdad de Riga, fedataria de la orden de los Hanseáticos e morada del rey de Letonia, en XXV el día, diziembre el mes, MM A.D. el año, es dado este edicto el qual versa de la ralea e condyzión de aquellos fidalgos e escuderos que se arrogaren la merced de escrevir la su grazia junto de la de EL ENGENDRO o con qualesquiera malas artes cuydaren de sacalle provecho al ENGENDRO para los sus bajos fines. Pues los ardides e yndustrias dellos, que más viles el turco non los conozyera, non han de servilles al fin para maldita la cosa, que non es de hombre juyzioso, aun villano, dalle el su nombre a algo que non puede lo aver, qual EL ENGENDRO. Los fautores dél, juntados en zyenagoso e lóbrego escondrixo do la Santa Madre Yglesia non llega a rexir, acordado han que EL ENGENDRO NON HA BAPTISMO e por ende non puede tener nombre alguno de varón nin de fembra junto dél. Bien paresce que EL ENGENDRO ha buen motyvo para pararse en el limbo de los ynfieles e non baptismados; es menester nos acordar de la sentenzya de excomunión que pende por cima de las cabeças de todos los sus scriptores. Ansí mesmo, aquestos malandrines, en sabiendo que el pecado de la sobervia le es grato a Nuestro Señor, yngeniado han que non haya grazia cabe de la del ENGENDRO, pues que ansí ningún hombre nin muger pudiesse se envanezer dél nin mostrallo qual blasón o estandarte suyo e de nadie más. En verdad que los scriptores del ENGENDRO non se hubieran escondido en la tierra de los letones, do son llamados estrangeros e aun moros, si hubiessen gustado de ser reconozydos e señalados por la su scriptura; más ansí, el non aver nombre nin fortuna e “provenir del subsuelo”, como ellos con desacostumbradas letras dizen, es condyzión non excusable para non recevir suziedad nin excremento de mercaderes; a este non haber mácula ellos llaman “underground”, pues aún tienen costumbre de usar del saxón para dezir aquello que con más tino pudiesse dezirse en romance, sin fazer cuenta de que en nuestros caminos e veredas es agora más de uso lo latino. E por fin los fautores de EL ENGENDRO quieren non aver baptismo por ansí poder seguir escreviendo lo que nadie pudiesse escrevir por ellos; “ser oryginales”, que se dize agora, e lenificar el dolor que la Sancta Inquisyzión les ha de ynfligir por ello.

¿Quién desentraña el misterio?

18 mayo 2011

Nuevo cemento, no, por favor. Cambio con corbata, no, por favor. Nuevos gestores del cemento, no, por favor. Nuevas caras de cemento, no, por favor. El ser humano tiene cientos de miles de años y sin embargo renace cada mañana para ser siempre nuevo; el capitalismo pretende nacer cada día y disfrazarse cada hora de una manera distinta, pero no puede evitar ser siempre igual, ser siempre viejo. El veneno que nunca nos curó no nos dará hoy la vida. No hay un capitalismo mejor; con dinero compró sus oportunidades, y con dinero dilapidó todas ellas. Este es el punto final del robo, no el comienzo de otro robo con piel distinta.

¿Queremos otra ilusión piramidal?

¿Queremos otro mundo de adosados, competencia y titulados universitarios de tierras meridionales secas y exprimidas, condenados a agitar escobillas de váter y manipular productos tóxicos, o queremos otra cosa?

¿Acaso hemos tenido adosados alguna vez?

Queremos otra cosa. No simplemente cualquier otra cosa. Queremos decidir nuestros deseos.

¿Queremos volver a ser ricos viviendo rodeados de enemigos, o queremos otra cosa?

¿Acaso hemos sido ricos alguna vez?

Queremos otra cosa. No simplemente cualquier otra cosa. Queremos decidir nuestros deseos.

Ojo por ojo, todos amputados de las dos piernas. Si no quedamos ciegos, nos intentarán convencer de que lo hecho es bueno, pero será todo falso.

No somos mercancía. Nuestras ciudades, en cambio, van a encumbrar a quienes creen que no sólo somos mercancía, sino que hasta ahora no lo hemos sido lo suficiente.

En tiempos de cambio todos quieren ser el cambio. Sobre todo quienes no lo son.

Queremos otra cosa. No es tiempo de tramposos. Esto es lo que queremos decir. No es tiempo de tahúres, de oportunistas, de manilargos, de traficantes de piedras filosofales.

No es tiempo de quienes prometen la abundancia. No es tiempo de quienes prometen sin palabra. Es tiempo de quienes sueñan realidades. No es tiempo de algunos. Es tiempo de todos. No es tiempo de quienes construyen adosados. Es tiempo de quienes construyen lo que ayer, cegados por las luces del escaparate, nos pareció utopía.

Quien cambia la libertad por la seguridad acaba perdiendo ambas.

Quien cambia la competencia por la convivencia acaba perdiendo ambas.

Quien cambia el deseo por la abundancia acaba perdiendo ambos.

Es tiempo de vida. Nosotros no la vendimos, pero parece que nos la hayan comprado. Si no la vendimos, es que ha habido un robo. ¿Quién desentraña el misterio? Tú mismo, por primera vez.

Romance de los Reyes Magos

30 abril 2011

Del infierno de los que no se conformaban con cualquier cosa
vienen tus terrores nocturnos;
de la realidad aumentada, pinchada y disminuida
vienen los Reyes Magos.
De la leyenda, de los libros de páginas amarillentas
vienen sus regalos, vienen los padres;
Del pasado reciente, de las páginas amarillas
viene su delito flagrante.
Ahora resulta que tenían gafas de sol,
gomina y pelo pincho;
Si te los imaginaste de otra forma,
fue por tu cuenta y riesgo.
¿Qué necesidad hay de Reyes Magos
para desalojar pisos
si ya existe la policía?
Las cosas hay que hacerlas bien vestido.
Mear bien vestido.
Defraudar a la hacienda pública bien vestido.
Ordenar la muerte de tus enemigos bien vestido.
Abandonar a quienes te defendieron y cuidaron, bien vestido.
Diseminar residuos tóxicos bien vestido.
Ir de putas bien vestido.
Nunca de uniforme.
Desalojar ciudadanos morosos bien vestido.
Nunca de uniforme.
Por eso existen los Reyes Magos.
Y por eso han sido reciclados.
No es cuestión de desperdiciar
a quienes fueron a adorar a Cristo
y figuran con letras de oro
en la Historia Sagrada.
Por eso ahora
irán a echar de sus casas
a quienes figuran con letras de oro
en la historia de la caridad
como gente que, bajo el cielo velazqueño
y en las calles de un solo sentido
con pelotas de playa y sillas de plástico a ambos lados,
quiso
pero no pudo
y ahora la caridad
se desploma sobre sus cabezas
con guadañas temibles
que ya no saben de tantos años
de caldo de cebolla y pan duro
tras tajo embarrado.
Qué distinto es ahora
con todo asfaltado
La luz de las tardes de junio ya no es la misma
con tantos LEDs.
Parece Alemania.
La Alemania que soñamos.
Me levantaba temprano y brillaba el sol.
Volvía a casa y seguía brillando.
Una sonrisa eterna pretendíamos
sobre las espaldas de otros,
sin información,
con información,
muy distinto en cada caso.
Llegaron los Reyes Magos
y esta vez llevaban armas,
esta vez llevaban armas.
La abrazó; no sabía que, si estaban juntos,
es porque le había prometido luz eterna,
le había jurado ser la ley del mínimo esfuerzo,
le había asegurado que hasta el fin de sus días podría
presumir de algo.
Adorar al Señor
es una tarea exigente,
y ahí estaban los Reyes Magos
para demostrarlo,
esta vez llevando armas.
Mil seiscientos noventa y cuatro con veintinueve euros,
sí, es posible,
los hay que no sienten dolor,
LOS HAY QUE NO SIENTEN DOLOR.
Si no le pones remedio,
en tu casa
sucederá la Tercera Guerra Mundial.
Y la patria de las sillas de plástico
las mesas de plástico
y las plantas de plástico
será toda ella una cabeza de puente;
demasiado tarde
para que tú te sirvas el desayuno allí.

Si anhelan que nuestro mesoencéfalo se embote por culpa de una epizootia, van dados

12 abril 2011
Notice: Undefined index: image in /var/www/vhost/elengendro.org/home/html/eltaburetemetafisicosinpatas/wp-content/plugins/powerpress/powerpress-player.php on line 1371 Notice: Undefined index: image in /var/www/vhost/elengendro.org/home/html/eltaburetemetafisicosinpatas/wp-content/plugins/powerpress/powerpress-player.php on line 726

No existe acuerdo en la definición de poesía, y más vale así, porque de ese modo podemos nosotros llevar hasta las últimas consecuencias nuestra propia definición de poesía textual y sonora. No creemos que nos vaya a contratar la Fundación Autor para enseñar a los niños los misterios del pop español, por varias razones: en primer lugar, porque puestos a elegir entre ser autores como Kafka y ser autores como Teddy Bautista, nosotros elegimos ser autores como Kafka. No estamos dispuestos a sostener un modelo como el actual, en el que Teddy Bautista cobra más que Kafka. Hasta ahí podíamos llegar. Por otra parte, no podemos enseñar a los niños los misterios del pop español porque hay misterios del pop español que nosotros mismos no comprendemos, como por ejemplo eso de que sea siempre igual a sí mismo. Ni siquiera el sistema métrico decimal es tan igual a sí mismo como el pop español, lo cual no se entiende muy bien teniendo en cuenta que el pop español es perpetrado por especímenes no se sabe si humanos que pretenden hacernos creer que quienes perpetran pop español son especímenes no sabe si humanos, pero sí creativos. ¿Acaso anhelan que nuestro mesoencéfalo se embote por culpa de una epizootia? No les daremos esa alegría, ni ninguna otra. Nuestra actual pequeñez comporta flexibilidad y capacidad de moverse entre las grietas; mucho después de que ellos hayan desaparecido, nosotros todavía nos mantendremos en pie. Dicho lo cual hay que puntualizar que no estamos en esto para batir récords. Estamos en esto para batir un único récord: el de la banda más persistente. Dentro de 175 años seguirán saliendo discos del Excremento Fashion. En ese intervalo, la discografía del Excremento Fashion servirá de narración enciclopédica, poética y corrosiva de los cambios económicos, sociales, humanos y personales experimentados durante ese periodo en nuestro actual planeta y en los que puedan venir después. Para un historiador del futuro, nosotros somos mucho más fiables que “El País”, oiga.

Este manifiesto ha sido escrito por la facción del Excremento Fashion que escribe manifiestos. Representa a otras facciones del Excremento Fashion en la medida en que dichas facciones se sientan representadas.

Necesario desierto

12 abril 2011

El cielo tiene palmeras en formación
y ya no queda nadie a quien conocer;
la vegetación engaña, ¿no te lo dijeron de pequeño?
Si no te lo dijeron de pequeño, un agujero en el cielo
te obligará a aprenderlo de mayor
si tu padre no fue nadie
como en la mayor parte de los casos,
digan lo que digan
los psicópatas jesucristos
esta vez sí rasurados en sus convicciones,
rasurados de jóvenes
sin mayoría de edad.
¿Qué era un eremita?
A lo mejor entonces,
en época de eremitas
los aparatos servían.
Hoy veo que se exhiben mucho
y se usan poco.
Soborno de sol
no aceptado.

Mejor que la nostalgia no tenga objeto,
objeto de mis desvelos,
mejor que no se nos caigan los párpados
ni nos tengamos que encoger de hombros
al constatar que los atardeceres ya no son los de antes
porque no hay ojos que los vean,
porque el desierto os ha vuelto asaltantes,
y ya no sabéis ni hablar,
y todo dependía de vosotros,
pero no supisteis contestar;
cuando la tectónica de placas humanas os engulló
yo ya no estaba allí;
portando un hatillo sin trazas de Edad Media
me había ido de viaje
al desierto
donde espero a los bandoleros
o al mar.

¿Y si todo fue una intoxicación?
¿Y si todo fue una indoctrinación?
¿Y si todo fue una insolación?
¿Y si todo fue una indumentaria?
No me convenceréis de que fuera una ilusión
Porque yo aún las conservo
y sé distinguirlas del ruido,
y como a los hijos que en el desierto no existen
las protejo de los relojes
y de los precios;
por eso escribo esto,
de ninguna manera podría haberlo escrito
en caso contrario.

Los creadores de universos paralelos os dan la bienvenida…

8 abril 2009

…al macrocosmos hiperrealista creado por el equipo perpetrador del Taburete Metafísico Sin Patas una noche de verano en que no podíamos dormir por culpa de la música de supermercado que sonaba en la planta baja, de modo que nos dedicamos a escribir torrencialmente, a escribir como si nos fuera la vida en ello, a escribir porque nos iba la vida en ello, a escribir porque sólo tenemos una vida. No estamos lejos del origen del drama (es decir, no vivimos lejos de los estudios de Telecinco), ni tampoco nos es ajena la empatía; no somos como los moluscos (sin embargo inocentes) ni como los intermediarios y consejeros delegados (sin embargo culpables).

No obstante, hemos elegido la comedia como vehículo de expresión y forma de vida; no hay barrera arbitraria lo suficientemente absurda, así que no hay barrera arbitraria que el absurdo no pueda destruir. Nuestro sarcasmo, a fuer de agresivo e inconformista, es también alegre, porque, como los obreros conscientes de hace un siglo, llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones, y os será difícil convencernos de que nuestros sueños han de ser anulados por toda esta radiactividad, todo este cartón piedra, todos estos líderes mundiales y todas estas copias de copias de copias de pasados mitológicos en realidad preñados de muerte, dolor y rabia. No.

Nosotros jugamos con los conceptos. Nosotros experimentamos con las luces, con las sombras y con el universo. Sólo nos hacen falta palabras; el dinero no nos hará arredrarnos. Nosotros creamos mundos donde se ve a los ídolos y a los consejeros delegados como realmente son: feos, ridículos. Nosotros creamos escenarios donde se ve con gran nitidez lo que debemos recuperar de vuestras avariciosas manos: el amor, el razonamiento pacífico, la igualdad, el sentido del humor, los oídos abiertos.

Y el tiempo, por supuesto el tiempo…ese tiempo sustraído de lo importante para concedérselo a lo urgente, ese tiempo que a pesar de todo juega siempre en contra de lo inhumano, de lo irracional y de lo incongruente…por todo eso, emplazamos a quienes presumen de llevar materiales de construcción en la jeta y en el tabique nasal a que no nos hagan perder más tiempo. Por más tiempo que nos obliguen a destinar a sus intrascendentes urgencias, a sus huecas prioridades y a sus necias necesidades,  no conseguirán su objetivo de aparecer ante el mundo como prohombres esculpidos en piedra decimonónica; antes bien, se les seguirá viendo feos, ridículos… y además antiguos. Espectros de ideas y estructuras viejas, fallidas, desenmascaradas como vehículos para el lucro personal. Sólo nos hacen falta palabras…

El pasado era constitucional; el futuro es dadaísta. Cada minuto que pasa el futuro está un minuto más cerca de llegar…Comenzamos.