Archivos correspondientes a agosto 2013

Especial Navidades de Albaranes y Calendarios de Restaurante Chino-El Intrascendente Acecho del Monstruo Monetarista

19 agosto 2013

CHURRERO NIHILISTA: Luis, tu problema ha sido hacerte famoso. Si te hubieras ido a Telefónica a tiempo como Acebes y Zaplana, no padecerías ahora este estado de surmenage que te impide escalar las más altas montañas y soñar desde allí con un vuelo de águila que al mismo Nietzsche le embriagase los sentidos, ya que el pobre a otro tipo de embriaguez no podía acceder por tenerla médicamente contraindicada.

LUIS BÁRCENAS: No es que esté en estado de surmenage, Antonio; es que estoy en la cárcel. Beatus ille qui procul negotiis…

CHURRERO NIHILISTA: Ut prisca gens mortalium/paterna rura bobus exercet suis/solutus omni fenore. Exactamente, pero hay que puntualizar que cuando Horacio habla de “negotiis” en este contexto, no se refiere a los negocios como una traducción apresurada podría hacer creer. Es más verosímil pensar que la palabra “negotiis” alude en esta ocasión a la fama; la moraleja es: Si vis magnam pecuniam ad Helvetiam portare, noli in actis diurnis appare. Más clarito, que lo pueda entender hasta el Lagartijo: si te vas a llevar los millones a Suiza intenta que no te saquen en los papeles.

LUIS BÁRCENAS: Es un consejo sensato, Antonio, y así lo hice mientras pude, que cuando todo iba bien era yo senador por Cantabria sin que nadie se acordase de mí ni siquiera en Cantabria…

CHURRERO NIHILISTA: Que te voten y no se acuerden de ti es lo más maravilloso que pueda existir. Tanto que es casi imposible; yo nunca me atreví a meterme en política por eso, porque al final, según cualquier teoría política estructurada que no tenga en cuenta la exigencia nihilista de disolución de la política y exclusividad del individualismo para configurar la trabazón del tejido social, lo que sucede es que te sacan en los papeles como dije yo antes. Fíjate que hasta a tu antiguo amigo Rajoy le ha pasado, que le sacan en los papeles…

LUIS BÁRCENAS: Rajoy también está en la cárcel, pero está en su propia cárcel, y puede vivir en la ilusión de que los que están en la cárcel son los demás. Él, guarecido tras sus pantallas, cree ser el guardián del panoptikon, cuando el panoptikon está enfocado hacia él. Pero yo ahora mismo quisiera vivir en la inocencia de ser el guardián del panoptikon, y poder ir a la banca Lombard Odier a traspasar un poco de capital a sus sucursales de la isla de Man y de Guernsey, que si no se puede hacer eso no tiene gracia ser el guardián del panoptikon; ¿serías tú, Antonio, el guardián del panoptikon si te pagaran 800 euros?

(Extracto de “Las más altas cimas de la miseria”, el nuevo y espectacular programa en torno a la ética y las teorías de la justicia presentado por Luis Bárcenas y el Churrero Nihilista, que sólo se puede escuchar en El Taburete Metafísico Sin Patas).
 

Descarga en Mp3

Descarga en Ogg