Sobre arte, belleza, amor, placer y verdad

El Taburete Metafísico Sin Patas no pergeñará un perfil de Facebook en un futuro próximo. Sería contradictorio. Para nosotros se trata de una página que se ha hecho demasiado grande, demasiado peligrosa. Inquietantes reminiscencias del totalitarismo pasado, presente y futuro encontramos en ella cuando comprobamos que dicha página pretende ser universal (rara es ya la persona u organización que no tiene un perfil), carece de alternativas libres con otra filosofía (existe n-1.cc, pero su extensión y nivel de conocimiento público no están en el mismo orden de magnitud) y no es ni mucho menos neutra ideológicamente. Antes al contrario, está diseñada para favorecer la atomización de los mensajes, la comunicación icónica por contraposición a la verbal y la proferencia de consignas frente a la argumentación calma y reflexionada; con ser ya grave esto, no es lo peor, pues aún es más proterva y aviesa la ordenación de los mensajes según su grado de popularidad momentánea, que lleva a la inmediata relegación de los que no sigan las modas del momento.

Facebook puede favorecer una explosión popular que dure tres días, pero no sirve como herramienta de cambio social, pues tal cambio requiere el cuestionamiento perseverante y desprejuiciado de todos los dogmas, no sólo políticos sino culturales y sociales, introducidos subrepticiamente por las estructuras de poder durante sus años de control del espectáculo en su sentido debordiano. Los procesos mentales asociados a tal cuestionamiento no son tales que se puedan escribir en siete palabras, ni siquiera en cuatrocientas; el recorrido de dichos procesos es mucho más largo que el permitido por Facebook. Por eso es útil para cierto tipo de cambios políticos rápidos (el derrocamiento de un tirano y el posterior establecimiento de una democracia multipartidista a la europea, por ejemplo), pero no para otros que impliquen modificaciones evolutivas sustanciales del modelo de sociedad. De ahí que muchas asambleas del 15M, con buen criterio, hayan escogido n-1.cc para organizarse internamente.

Mas el pliego de cargos no se acaba aquí. La cuestión es todavía mucho más seria y multifacética, y se veía venir desde el principio. El que sepa inglés puede hacerse una idea leyendo este artículo, al que no le falta ni le sobra una sola palabra.

Fue publicado el 14 de enero de 2008, cuando Facebook todavía no era de uso cotidiano fuera de Estados Unidos. Algunas frases escogidas de entre su texto: 

Sobre Facebook: “Claramente Facebook es otro experimento hipercapitalista: ¿se puede ganar dinero con la amistad?”

De Peter Thiel, importante proveedor de fondos para Facebook: “Una revolución obrera nunca podrá tomar un banco si el banco está en Vanuatu”.

Sobre el mismo Peter Thiel, retratado en el artículo como peligrosísima ave rapaz tipo Bilderberg, deliberadamente ausente de los telediarios mientras maneja el mundo: “De lo que nunca se habla en la filosofía de Thiel, por cierto, es de anticuados conceptos del mundo real tales como arte, belleza, amor, placer y verdad”.

Precisamente se da la circunstancia de que al Taburete Metafísico Sin Patas le gusta hablar de arte, belleza, amor, placer y verdad. Ya desde el principio intuíamos que una interfaz tan rígida como Facebook no nos lo iba a poner fácil. De modo que hemos tratado de ser visibles para las personas que usan Facebook, pero dejando claro que nosotros seguíamos fuera, reivindicando algunos modos de hacer que existían en Internet no hace tantos años, cuando Facebook, Google y Youtube no se habían convertido en páginas de referencia (dicho de otro modo, cuando no se habían merendado la red para sacar dinero de la amistad). Sea como fuere, nosotros nos manifestaremos esporádicamente en territorio facebookense desarrollando allí nuestras estrategias de verborrea razonada, pero nos manifestaremos sabiendo que nos encontramos en tierra para nosotros foránea, lo cual no es extraño dada nuestra condición de extranjeros militantes, que se mantiene en cualquier lugar físico del mundo en que nos encontremos, así como en algunos virtuales. Si alguna duda aún flotase, diríamos que nuestra casa está aquí: en este blog y en el dominio www.elengendro.org en su conjunto.

Dicen que Facebook ha encendido llamas revolucionarias, pero nosotros nos imaginamos que no más de las que ha apagado…

Escriba usted todo lo que le apetezca