Los creadores de universos paralelos os dan la bienvenida…

…al macrocosmos hiperrealista creado por el equipo perpetrador del Taburete Metafísico Sin Patas una noche de verano en que no podíamos dormir por culpa de la música de supermercado que sonaba en la planta baja, de modo que nos dedicamos a escribir torrencialmente, a escribir como si nos fuera la vida en ello, a escribir porque nos iba la vida en ello, a escribir porque sólo tenemos una vida. No estamos lejos del origen del drama (es decir, no vivimos lejos de los estudios de Telecinco), ni tampoco nos es ajena la empatía; no somos como los moluscos (sin embargo inocentes) ni como los intermediarios y consejeros delegados (sin embargo culpables).

No obstante, hemos elegido la comedia como vehículo de expresión y forma de vida; no hay barrera arbitraria lo suficientemente absurda, así que no hay barrera arbitraria que el absurdo no pueda destruir. Nuestro sarcasmo, a fuer de agresivo e inconformista, es también alegre, porque, como los obreros conscientes de hace un siglo, llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones, y os será difícil convencernos de que nuestros sueños han de ser anulados por toda esta radiactividad, todo este cartón piedra, todos estos líderes mundiales y todas estas copias de copias de copias de pasados mitológicos en realidad preñados de muerte, dolor y rabia. No.

Nosotros jugamos con los conceptos. Nosotros experimentamos con las luces, con las sombras y con el universo. Sólo nos hacen falta palabras; el dinero no nos hará arredrarnos. Nosotros creamos mundos donde se ve a los ídolos y a los consejeros delegados como realmente son: feos, ridículos. Nosotros creamos escenarios donde se ve con gran nitidez lo que debemos recuperar de vuestras avariciosas manos: el amor, el razonamiento pacífico, la igualdad, el sentido del humor, los oídos abiertos.

Y el tiempo, por supuesto el tiempo…ese tiempo sustraído de lo importante para concedérselo a lo urgente, ese tiempo que a pesar de todo juega siempre en contra de lo inhumano, de lo irracional y de lo incongruente…por todo eso, emplazamos a quienes presumen de llevar materiales de construcción en la jeta y en el tabique nasal a que no nos hagan perder más tiempo. Por más tiempo que nos obliguen a destinar a sus intrascendentes urgencias, a sus huecas prioridades y a sus necias necesidades,  no conseguirán su objetivo de aparecer ante el mundo como prohombres esculpidos en piedra decimonónica; antes bien, se les seguirá viendo feos, ridículos… y además antiguos. Espectros de ideas y estructuras viejas, fallidas, desenmascaradas como vehículos para el lucro personal. Sólo nos hacen falta palabras…

El pasado era constitucional; el futuro es dadaísta. Cada minuto que pasa el futuro está un minuto más cerca de llegar…Comenzamos.

Tags: , , ,

Escriba usted todo lo que le apetezca