Espacios vacíos

–       ¿Por qué hay espacios vacíos?

–       Para hacerte sentir pequeño.

–       ¿Y por qué no árboles?

–       Para hacerte sentir insignificante.

–       ¿Quién lo ha decidido?

–    Quien quiera que lo haya decidido ha de ser bautizado como espantajo y cernícalo. No tengas ningún cargo de conciencia, que ya ellos te han hecho un cargo en la cuenta que tendrás hasta que los espacios vacíos estén llenos de árboles y adultos jugando.

–       ¿Es que ahora los adultos no pueden jugar?

–      Sí pueden jugar, pero en secreto. En público, los niños no pueden jugar a la pelota, y los adultos tienen prohibido jugar a cualquier cosa menos a la pelota.

–       No lo entiendo.

–       No intentes entenderlo. Yo tampoco lo entiendo.

–       ¿Y qué pasará cuando lo entendamos?

–       Que los adultos podrán jugar. Y además en público.

 

Escriba usted todo lo que le apetezca