Especial Conmemorativo de la Abolición de la Esclavitud en Isla Mauricio y de las Cinco Semanas de Vigencia de la Constitución de 1978

Cada uno viste como puede y le dejan dentro del limitado acervo de telas y patrones que ofrecen nuestros comercios, pero quienes fueron oposición se fotografiaron en mesas de tecnócrata con el mismo tipo de traje que podía haber llevado Manuel Fraga Iribarne o Fernando Abril Martorell o José Pedro Pérez Llorca o ese tipo de señores de orden, que parecen llevar gafas no sólo por miopía y llevar apellidos no sólo por tener familia. Miedo nos da esa izquierda vestida de domingo y de dignidad institucional, heredera en eso de las Cortes franquistas y no de los jerséis de cuello de pico y los abrigos desgastados por la crisis galopante que se llevan en universidades, fábricas y barrios de ladrillo visto. Miedo nos da esa izquierda, porque los imaginamos saludando desde los mismos Mercedes Benz que usa el hoy intocable don Juan Carlos, y la imagen nos encaja. Los imaginamos en despachos de tecnócrata ordenando desalojos, firmando convenios con industriales y obispos de apellido guionizado, presidiendo la ofrenda a la patrona, y la imagen nos encaja. La reconciliación nacional no consistía en que todos tuviéramos que pensar del mismo modo, porque los franquistas siguen pensando del mismo modo que entonces, y no todos son Blas Piñar; ocurre que algunos franquistas quieren que les dejen entrar en Europa, y con tanta cripta y sarcófago y lente oscura no pueden…

Descarga en Mp3

Descarga en Ogg

Escriba usted todo lo que le apetezca