Posts con la etiqueta ‘inicios’

Dónde, cuándo, cómo y por qué (I)

8 abril 2009

Por qué: Creo que lo hemos intentado explicar en el post anterior, aunque nos hayamos dejado algunas razones en el tintero; si hubiéramos seguido escribiendo, nos hubiera salido una entrada de blog más larga que la lista de víctimas de Walt Disney. Ya os daréis cuenta de que El Taburete Metafísico Sin Patas es un programa de radio que no se calla ni debajo del agua, lo cual no deja de ser una virtud cuando uno se dedica a algo tan oral, y tan escasamente anal, como es la experimentación radiofónica.

¿Algún motivo más? Pues sí; casualmente, la radio que nos gusta oír es dadaísta, librepensadora, experimental, imprevisible, audaz, lírica y sarcástica a un tiempo, y en vez de quedarnos esperando a que alguien la haga, hemos decidido hacerla nosotros. Tal vez otros estén haciendo ya este tipo de radio, o ya la hayan hecho en el pasado, pero es imposible que esos otros puedan hacerla como nosotros, por la misma razón por la cual nosotros nunca podremos hacerla como ellos: porque todos los seres humanos somos distintos, y la diversidad de nuestras vivencias y bagajes vitales nos hace tender a la originalidad en la creación artística cuando no intervienen fuerzas maléficas que uniformizan el gusto y jerarquizan la actividad humana según la cantidad de papel moneda que de ella se obtenga.

¿Alguna otra razón? Pues sí. Que sólo en El Taburete Metafísico Sin Patas puede suceder que el filósofo alemán Arthur Schopenhauer aparezca en el Parlamento Europeo para hablar contra las subvenciones de la UE destinadas al mantenimiento de los lantánidos en la tabla periódica. Además, sólo en El Taburete Metafísico Sin Patas puede suceder que uno de los personajes que aparecen regularmente en el programa, a la sazón presidente de la Asociación Europea de Lantánidos, le espete a Schopenhauer:

“VAS A SENTIR LA POTENCIA DE MIS GAFAS DE SOL, MANOLITO SCHOPENHAUER”

en perfecto castellano de La Manga del Mar Menor, y sea aplaudido por los eurodiputados.

¿Algún motivo adicional? Pues sí, oiga. Hay miles.

Los creadores de universos paralelos os dan la bienvenida…

8 abril 2009

…al macrocosmos hiperrealista creado por el equipo perpetrador del Taburete Metafísico Sin Patas una noche de verano en que no podíamos dormir por culpa de la música de supermercado que sonaba en la planta baja, de modo que nos dedicamos a escribir torrencialmente, a escribir como si nos fuera la vida en ello, a escribir porque nos iba la vida en ello, a escribir porque sólo tenemos una vida. No estamos lejos del origen del drama (es decir, no vivimos lejos de los estudios de Telecinco), ni tampoco nos es ajena la empatía; no somos como los moluscos (sin embargo inocentes) ni como los intermediarios y consejeros delegados (sin embargo culpables).

No obstante, hemos elegido la comedia como vehículo de expresión y forma de vida; no hay barrera arbitraria lo suficientemente absurda, así que no hay barrera arbitraria que el absurdo no pueda destruir. Nuestro sarcasmo, a fuer de agresivo e inconformista, es también alegre, porque, como los obreros conscientes de hace un siglo, llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones, y os será difícil convencernos de que nuestros sueños han de ser anulados por toda esta radiactividad, todo este cartón piedra, todos estos líderes mundiales y todas estas copias de copias de copias de pasados mitológicos en realidad preñados de muerte, dolor y rabia. No.

Nosotros jugamos con los conceptos. Nosotros experimentamos con las luces, con las sombras y con el universo. Sólo nos hacen falta palabras; el dinero no nos hará arredrarnos. Nosotros creamos mundos donde se ve a los ídolos y a los consejeros delegados como realmente son: feos, ridículos. Nosotros creamos escenarios donde se ve con gran nitidez lo que debemos recuperar de vuestras avariciosas manos: el amor, el razonamiento pacífico, la igualdad, el sentido del humor, los oídos abiertos.

Y el tiempo, por supuesto el tiempo…ese tiempo sustraído de lo importante para concedérselo a lo urgente, ese tiempo que a pesar de todo juega siempre en contra de lo inhumano, de lo irracional y de lo incongruente…por todo eso, emplazamos a quienes presumen de llevar materiales de construcción en la jeta y en el tabique nasal a que no nos hagan perder más tiempo. Por más tiempo que nos obliguen a destinar a sus intrascendentes urgencias, a sus huecas prioridades y a sus necias necesidades,  no conseguirán su objetivo de aparecer ante el mundo como prohombres esculpidos en piedra decimonónica; antes bien, se les seguirá viendo feos, ridículos… y además antiguos. Espectros de ideas y estructuras viejas, fallidas, desenmascaradas como vehículos para el lucro personal. Sólo nos hacen falta palabras…

El pasado era constitucional; el futuro es dadaísta. Cada minuto que pasa el futuro está un minuto más cerca de llegar…Comenzamos.