Ya en un principio era extraño (acta en verso de la reunión del Taller de Engendro celebrada el 24 de noviembre de 2006)

Nota importante: A despecho del tiempo transcurrido, este acta sigue hoy en día plenamente vigente, Y EN VERSO.

 

YA EN UN PRINCIPIO ERA EXTRAÑO

 

Dicen que se oye un clamor

aullado por dos personas

sobre dibujos antiguos

de una planta y una mosca

que al caer un meteoro

sobre un villorrio negruzco,

cuerpo que domina el tiempo

y que llaman “el pedrusco”,

rompieron a humanizarse

y a ver la televisión,

uno de ellos dos, el otro

a predicar la rebelión,

y en tan raras peripecias

se vieron involucrados

que dignos de EL ENGENDRO fueron

y en él fueron publicados

pero luego otros proyectos

los fueron reemplazando

hasta que hoy resolvimos

que deben ser desenterrados.

Se oye a otros proclamar

que la cultura del réprobo

debe integrar la chacota

y el sarcasmo más malévolo

y el placer de imaginar,

y la pulsión creativa,

y la palabra insospechada

que quite el disfraz al fascista;

así que la insurrección lúdica

algún día ha de llegar

y vamos a empezar nosotros

con el jolgorio experimental

por la calle puño en alto

con chocolate a la taza

haciendo oír nuestra voz

con churros y palangana,

los pinreles remojados

en un barreño situados,

concitando la atención

de conocidos y extraños.

Es por ser innovadores

que asimismo hemos ideado

una charla inesperada,

un discurso inusitado,

que sea cual sea el asunto,

que eso ya lo iremos viendo,

animará a los asistentes

a mover el esqueleto

según suenen las palabras

que allí se vayan diciendo

para general solaz

de quienes pudieren verlo.

También habrá diversión

a costa de la avaricia

del vil sensacionalismo,

de la estafa y la mentira

de los que quieren medrar

cantando al fin de los días,

quienes serán afrentados

en el Taller de Profecía.

Y de ese tenor resultó

la conversación allí

que no se la lleva el viento,

charla que no es baladí

en que no se arregló el mundo

por carecer de poder

pero sí se imaginó

y se encontraron porqués,

y el sueño continuará

mientras haya ojos que vean,

días en que despertar

e ideas en la sesera.