Últimas construcciones y deconstrucciones

Food is primarily for nourishment; its role in today´s international monetary exchange system is only a subsidiary function...

When there is nothing left, everything is obviously right

...and can be done away with when it is no longer needed, as it is the case today.

El derecho de reunión (pacífica y sin armas)

 

Este vídeo fue grabado en el Metropol Parasol de Sevilla el 20 de mayo de 2011, cuando corría de boca en boca la posibilidad de que el ministerio del Interior del gobierno de Zapatero impidiese por la fuerza las concentraciones del 15M previstas para la jornada de reflexión a celebrar el día siguiente (finalmente no sucedió). Así las cosas, unas cincuenta personas que pasaban por allí aceptaron leer el artículo 21 de la Constitución española. A fecha de hoy existe en España un ministro del Interior que va a hacer bueno a su antecesor Mayor Oreja (bueno, en realidad no), de modo que parece oportuno recordar una vez más el artículo de la sacrosanta Constitución del 78 que protege el derecho de reunión pacífica y sin armas (además, es un derecho fundamental, no como los cuatro artículos sobre estabilidad presupuestaria que trescientos zopencos, tarugos e intonsos introdujeron ex novo y a uña de caballo el pasado otoño para eterna condenación de sus almas si realmente existiese justicia divina y lo que con tanta prosapia suele leer Ratzinger no fuera un camelo).

Erguidos sobre alzas

 

“We are all prostitutes”, decían The Pop Group en fecha tan temprana como 1979, y yo me temo que somos vistos como tales aunque no lo seamos, pues se espera que aguardemos erguidos sobre alzas en una acera oscura, muertos de frío, con nuestros encantos resaltados sin medida con el propósito de que abrumen a quien se fije en nosotros, dispuestos a todo con tal de evitar que nuestros compañeros de viaje nos arrebaten aunque sea un destello de la mirada de uno de ésos que desde el confort y la altanería vienen a buscar nuestros servicios. Sea cual sea nuestro destino, lo mejor que podemos dejar a quienes nos sucedan en el planeta es el ejemplo que dimos cuando nos negamos a erguirnos sobre alzas en una acera oscura, muertos de frío.

Últimas construcciones y deconstrucciones

Dice la leyenda que hubo un tiempo en que alguien vaticinó que el Taller de Engendro no volvería. Dice la leyenda que tuvieron que inventarse una leyenda para decir tal cosa, porque la realidad se empecinaba en desmentir la posibilidad de que el Taller de Engendro pudiera un año no volver. Volvía, pero siempre era la primera vez que aparecía por allí.

Buscamos otra forma de escribir sobre canciones del verano, escribir sobre canciones del verano, como el verano pasado y el anterior. No nos llaméis obsesivos porque a vosotros también os pasa, nos pasa a todos; se ve que esas tonadillas tan indicativas de patologías sádicas en sus compositores se encuentran en la raíz, en el basamento, en los mismos orígenes de las experiencias traumáticas que todos apilamos en lo más abisal del subconsciente.

Persistimos,  en cambio.

Necesario desierto

El cielo tiene palmeras en formación
y ya no queda nadie a quien conocer;
la vegetación engaña, ¿no te lo dijeron de pequeño?
Si no te lo dijeron de pequeño, un agujero en el cielo
te obligará a aprenderlo de mayor
si tu padre no fue nadie
como en la mayor parte de los casos,
digan lo que digan
los psicópatas jesucristos
esta vez sí rasurados en sus convicciones,
rasurados de jóvenes
sin mayoría de edad.
¿Qué era un eremita?
A lo mejor entonces,
en época de eremitas
los aparatos servían.
Hoy veo que se exhiben mucho
y se usan poco.
Soborno de sol
no aceptado.

Distribuir contenido