BIENVENIDOS AL DADAÍSMO MATERNAL XENÓFOBO

 

"Cuando el microcosmos y el macrocosmos sean ambos reflejos idénticos de un mismo macrocosmos, podremos estar seguros de haber alcanzado la victoria final"   

(Donald Rumsfeld, "América necesita una democracia totalitaria", PNAC Publishing Dept., 2001, página 35.349)

 

¿Qué es

LA VOZ DE LOS BERMEJALES?         

o por decirlo de otra manera,

¿Qué ha hecho LA VOZ DE LOS BERMEJALES para merecer un espacio en este rinconcillo paginil, por otra parte nunca sobrado de superficie?

elengendro.org está en condiciones de manifestar que LA VOZ DE LOS BERMEJALES representa como ninguna otra publicación la decadencia del mundo contemporáneo; es, digámoslo así, "El concepto de la angustia" de Kierkegaard trasladado a lo concreto, y al mismo tiempo mueve irresistiblemente a la carcajada pertinaz y corrosiva.

      

Los problemas político-sociales de principios de este siglo se manifiestan en todo el esplendor de su absurdo y ridiculez a lo largo y ancho de las páginas de esta publicación trimestral dedicada mayormente a la glorificación y endiosamiento de la presidenta de la asociación Conchita, futura líder de los europeos conscientes. Pero en LA VOZ DE LOS BERMEJALES hay mucho más que eso.

Entreguémonos pues a un examen cuidadoso de sus fundamentales páginas:

1. El microcosmos

 

A pesar de estar situado en el extremo sur de una de las ciudades más hispano-españolas de toda España (y aquí la redundancia es perfectamente pertinente), Los Bermejales es un suburbio en apariencia perfectamente intercambiable con cualquier aparcamiento de pequeñoburgueses (de los consumidores, no sólo de sus coches) situado en las afueras de Duisburgo, Nueva Orleans o Milán, por poner tres ejemplos que no tienen por qué ser éstos. La perversión inherente a estos asentamientos artificiales pensados más para los monstruos de cuatro ruedas que para sus conductores, y no hablemos ya de los no conductores, es demasiado evidente como para abundar en ella.

2. Los orígenes y la historia

La revista LA VOZ DE LOS BERMEJALES está íntimamente relacionada con los orígenes de este nada peculiar asentamiento humano, orígenes sin embargo harto estrambóticos, pues la urbanización masiva de Los Bermejales, comenzada en 1993, quizá no hubiera tenido lugar si en los años cincuenta el célebre biblista Castillo García, M., ya entonces afamado columnista del diario "Abc", no hubiera trasladado su residencia a un terreno inundable situado en las cercanías del cauce del río Guadaira; el renombrado estudioso del libro de los libros creía haber encontrado en aquel improbable emplazamiento la ubicación exacta del huerto de Getsemaní y no estaba dispuesto a que ningún otro biblista le arrebatase el descubrimiento.

Tras resistir heroicamente la crecida del Guadalquivir de 1962, que devastó hogares y haciendas en toda Sevilla pero al parecer dejó intacta la frágil tienda de campaña del ejército español que alojaba al célebre biblista, Castillo García, M., ni corto ni perezoso, fundó en 1967 la revista LA VOZ DE LOS BERMEJALES, que se hubiera convertido en una prestigiosa referencia de las letras hispánicas e internacionales de no ser porque hasta 1993 su único lector no fue otro que Castillo García, M. Las variadas influencias y relaciones del afamado bibliólogo en el mundillo literario favorecieron que firmas como las de Camilo José Cela, José María Pemán, Gloria Fuertes, Jean Baudrillard, Jacques Lacan y Jorge Luis Borges lustraran originalmente las páginas de LA VOZ DE LOS BERMEJALES; empero, su escasísima difusión desalentó a las celebridades, más interesadas en colaborar en altavoces mediáticos más potentes, y popularizaron en la industria editorial española la expresión "vender menos que LA VOZ DE LOS BERMEJALES" para referirse a completos fiascos mercantiles.

Aunque la revista nunca recuperó el prestigio literario ni la asombrosa nómina de colaboradores que la caracterizaron en sus principios, a partir de 1993 conoció un inusitado éxito popular debido sobre todo a la instalación en Los Bermejales de seres humanos que no eran Castillo García, M., convirtiéndose con el tiempo en una de los principales órganos de pensamiento de la derecha ultraliberal, populista y xenófoba europea, como la llaman los periódicos (nosotros preferimos referirnos a ella como "cabrones zopencos pequeñoburgueses ególatras insolidarios deseosos de pagar sus frustraciones en el distinto y débil"; la variedad arraigada en Los Bermejales se ha dado en llamar "dadaísmo maternal xenófobo"). Firmas como la de I.O.A., José Pablo Castellano Martín en el diario "Abc" y sobre todo la según algunos futura galvanizadora de las ansias de cambio a peor de millones de ciudadanos responsables repartidos por todo el continente, que firma sus escritos con un escueto "Conchita", se han convertido en un referente internacional del dadaísmo maternal xenófobo; más de una vez sus inenarrables paridas en forma de artículo han dejado a elengendro.org a medio camino entre el vómito y la carcajada.

3. Los responsables.

Un día fueron iracundos e insoportables vecinejos indistinguibles de otros millones de iracundos e insoportables vecinejos; apolíticos de boquilla, nihilistas excepto cuando toca obedecer, votantes del PP al fin. Hoy son una camarilla de peligrosos aunque ridículos ideólogos de esos que basan su fuerza en tener muchos clones. El fundador, Castillo García, M., se deja ver hoy menos entre ellos debido probablemente a su edad, aunque también podría influir en ello su creciente interés por el chamanismo; la presidenta de la Asociación Conchita, José Pablo Castellano Martín e I.O.A. (de izquierda a derecha, en las fotografías)

son los que ahora velan por la pureza ideológica del dadaísmo maternal xenófobo emborronando páginas de infamia. Últimamente se rumorea que las influencias de Castillo García, M. harán volver los nombres otrora famosos a la revista; se habla de que muy pronto Dick Cheney y Donald Rumsfeld podrían engrosar las prietas filas de LA VOZ DE LOS BERMEJALES, aunque debido a su incapacidad para el lenguaje escrito no lo harían como columnistas, sino grabando sus exabruptos en un CD que se repartiría con el panfleto vozbermejalil. En fin...

 

4.El estilo y la ideología

LA VOZ DE LOS BERMEJALES es el epítome del estilo "yo quiero decir lo que quiero decir pero quiero que se entienda que yo no digo lo que yo quiero decir, no sea que otros tengan miedo de lo que yo quiero hacer porque lo que yo quiero hacer haga mucho daño a esos otros y además realmente yo tenga poder para poderlo hacer, de forma que para poderlo hacer realmente yo no voy a decir lo que quiero decir, sino algo que sea como lo que yo quiero decir pero haciendo creer que realmente quiero decir otra cosa", muy común en tales especímenes de derecha vergonzante; justamente en esto consiste el dadaísmo maternal xenófobo, en la recalcitrante negativa a admitir los propios terribles pensamientos enredándose entonces en una patética y aparentemente ininteligible (pero al final demasiado clara) espiral de absurdo.

Por otra parte, el vocabulario acostumbra a ser paupérrimo, y la sintaxis, arbitraria como la posición de una peonza; a veces los textos de esta panda de vecinillos beligerantes transmiten cierto hedor más o menos épico, el que corresponde a los amantes de la confrontación con el débil.

5. El futuro.

Envalentonados por la conciencia de pertenecer al bando de los fuertes, no necesitando entonces tener razón, los responsables de LA VOZ DE LOS BERMEJALES han diseñado un ambicioso plan de expansión con la ayuda del multimillonario tejano conocido como Roy Estrada (no confundir con el extraordinario y carismático bajista zappiano), interesado en extender los tentáculos de sus organizaciones y negocios, todos ellos más reaccionarios que el mismísimo Opus, por el continente europeo. Este plan de expansión incluye la fundación de un partido-organización de masas, llamado indistintamente PDCI, AAA, PREC o El Partido, destinado a penetrar todas las capas y ámbitos de la sociedad al viejo estilo totalitario.

El ámbito de actuación del PDCI, AAA, PREC, El Partido o como se llame se reduce en principio a Los Bermejales, pero en su manifiesto fundacional se declara la voluntad de hacerse ver en "todas las barriadas como la nuestra, donde tengamos amigos y donde necesiten nuestra ayuda"; los casi ilimitados fondos que Roy Estrada (el plutócrata, no el músico) ha puesto a disposición del movimiento y su voluntad de compartir el liderazgo con la presidenta de la asociación Conchita avivan los temores de que el PDCI, AAA, PREC, El Partido o como cojones lo quieran llamar no se quedará constreñido por los estrechos límites que imponen el río Guadaira, la autopista SE-30 y la avenida de Jerez.

(Para más información sobre el vertiginoso y desasosegante ascenso del dadaísmo maternal xenófobo, pinchad aquí)

6. Contenidos de LA VOZ DE LOS BERMEJALES incluidos en elengendro.org

Por obvios motivos de interés general y solaz particular engendril, hemos decidido incluir en esta paginilla web las siguientes aberraciones perpetradas en su momento por LA VOZ DE LOS BERMEJALES y sus secuaces:

Inclúyese asimismo una joya de la primera etapa vozbermejalil, firmada y rubricada por el ínclito Castillo García, M.; se trata nada menos que de la incursión del célebre biblista en los cómics manga, escrita con la libertad que sólo puede dar el saberse único lector de lo que uno escribe. Craso error, empero; al final, elengendro.org estaba allí para señalarle con el dedo y reírse de él en su cara. Recogemos aquí pues este aborto artístico sin igual que  lleva el inverosímil título de

REITOR SORDO

Y es por supuesto inviable no mencionar la crónica engendril de la aterradora expansión internacional e interbarriadal del movimiento dirigido con aguja de punto de hierro por la presidenta de la asociación Conchita. Se titula

ROY ESTRADA Y CONCHITA FUNDAN EL PARTIDO POR LA DESINFECCIÓN CIUDADANA INTEGRAL

Y ya es suficiente, antes de que la consternación ataque la risa...

 

 

 

MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO

MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO

MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO

MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO

MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO

MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO

MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO

MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO

MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO

MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO MONDONGO